Edad Materna Y Síndrome de Down.

Edad Materna Y Síndrome de Down.


Síndrome de Down

Síndrome de Down

La incidencia global del Síndrome de Down se aproxima a uno de cada 700 nacimientos (15/10.000), pero el riesgo varía con la edad de la madre. Las posibilidades de tener un bebé con Síndrome de Down aumentan con la edad de la madre. A inicios del siglo XX se asociaba el nacimiento de niños con Síndrome de Down a la edad materna avanzada. Existen muchas referencias bibliográficas que indican una relación entre la edad materna y Síndrome de Down, los presentes parámetros están basados en los estudios de Snjjders y cols y. En la práctica clínica son las referencias más utilizadas y el riesgo de nacimiento de un niño con Síndrome de Down son:

- A los 20 años de edad los riesgos de un hijo con Síndrome de Down están de 1 por cada 1527 nacimientos.
– A los 30 años de edad los riesgos de un hijo con Síndrome de Down están de 1 por cada 895 nacimientos.

– A los 35 años de edad los riesgos de un hijo con Síndrome de Down están de 1 por cada 356 nacimientos.
– A los 40 años de edad los riesgos de un hijo con Síndrome de Down están de 1 por cada 97 nacimientos.

Un comentario muy aparte merece la observación de estas referencias en cuánto a tener un hijo con Síndrome de Down en mujeres de 45 años o más y es el hecho de que, el riesgo de nacimiento de un niño con Síndrome de Down a los 45 años es de 34 por 1,000 nacimientos, NO CONTINUANDO EL RIESGO AL AUMENTAR LA EDAD MATERNA. Una posible explicación es que las pérdidas fetales precoces a estas edades maternas, antes de la realización de las pruebas diagnósticas, es superior en este grupo de mujeres.

La probabilidad de tener un hijo con Síndrome de Down es mayor a la media para aquellos padres que ya han tenido otro hijo con Síndrome de Down previamente. Típicamente la probabilidad de tener otro hijo con Síndomre de Down en cada embarazo subsiguiente es de uno por cada cien recién nacidos vivos, esto hay que ponderarlo para cada caso con el riesgo propio de la edad materna. Los antecedentes familiares igualmente incrementan ese riesgo.

Los varones con Síndrome de Down se consideran estériles, pero las mujeres conservan con frecuencia su capacidad reproductiva. En su caso también se incrementa la probabilidad de engendrar hijos con Síndrome de Down hasta un 50%, aunque pueden tener hijos sin trisomía.

Síndrome de Down

Síndrome de Down

La pintura al temple sobre madera “La Virgen y el Niño” de Andrea Mantegna (1430-1506) parece representar un niño con rasgos que evocan los de un niño con Síndrome de Down, así como el cuadro de Sir Joshua Reynolds (1773) “Retrato de Lady Cockburn con sus tres hijos”, en el que aparece uno de los hijos con rasgos faciales típicos del Síndrome de Down.

Es importante para todas las futuras madres saber los riesgos propios de su edad el llegar a tener un hijo con Síndrome de Down, no para que se angustien o se desanimen ya que cada vez más personas con Síndrome de Down son cada vez más integrados en organizaciones de la sociedad y la comunidad, como escuelas, sistemas de salud, fuerzas de trabajo y actividades sociales y recreativas. Esto es con el objetivo de estar preparados emocional, social y económicamente para que la calidad de vida sea la mejor en el caso de llegar a tener un hijo con Síndrome de Down.

Les dejo un sitio web para que descarguen un documento que habla y describe UNA GUIA PARA FUTUROS PADRES PRIMERIZOS CON UN HIJO DE SINDROME DE DOWN.

Un Futuro Prometedor Juntos: Una Guía Para Futuros Padres Primerizos.

DR. EDSON CANO.
GINECOLOGO OBSTETRA.
http://edsoncano.com
http://edsongcano.blogspot.com
http://como-perder-peso.blogspot.com/
http://comoeliminarcelulitisya.blogspot.com/


Leave A Response